martes, 14 de abril de 2015

Los imparables avances tecnológicos en la cirugía refractiva



Nadie duda de que sólo unas décadas atrás, cualquier persona con un defecto de refracción, como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia no tuviera más opción que el uso de las gafas o de las lentillas. Es más, quizás entonces, con la tecnología refractiva aún en ciernes, probablemente se trataba de la única solución con garantía posible.

Sin embargo, desde la década de los noventa hasta la actualidad, los avances que ha experimentado esta cirugía son tan sumamente importantes, que podríamos decir que actualmente la gran mayoría de pacientes, si así lo desea, podría librarse de sus gafas o de sus lentes de contacto.

Desde los años 90, en Eurocanarias Oftalmológica hemos sido testigos de excepción de todo tipo de avances tecnológicos relacionados con la tecnología láser para corregir los problemas refractivos. Unos avances que no hemos dudado en incorporar a nuestra clínica para que nuestros pacientes pudieran disfrutar de las técnicas y procedimientos más avanzados en este campo a nivel internacional.

En un primer momento, apostamos por la cirugía LASIK, la más conocida y utilizada mundialmente, pero que pocos años después, en 2006, sustituimos por el láser de Femtosegundo Intralase, que aportaba mayor precisión y seguridad a la cirugía LASIK tradicional. Empezamos con el Intralase 15, luego cambiamos al 30 y en la actualidad empleamos el 60.  Esta tecnología, además, también introdujo otras ventajas claras: para el corte se utiliza el láser en vez de una cuchilla, sin complicaciones asociadas y con mucha mayor precisión; la superficie de tratamiento es más fina y uniforme; menor sequedad postoperatoria y mucho menor tiempo de recuperación, entre otras.

Posteriormente, el Presbilasik revoluciona el mercado, por lo que decidimos su implantación en nuestra clínica inmediatamente, en 2010. Sólo tres años después, introdujimos el láser Femtolasik Xtra, y, en 2014, el Presbylasik Xtra, dos tecnologías láser 100 %, únicas en Canarias, para la corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Su aplicación conjunta nos permite realizar intervenciones refractivas sin producir daño en la córnea del paciente límite, lo cual resulta imprescindible para aquellos que presentan una córnea debilitada.

Además, la posibilidad de incorporar el procedimiento de femtolasik Xtra, que combina la técnica de láser 100 % realizada con láser de femtosegundo, con una moderna técnica que inicialmente se utiliza para el tratamiento de córneas anómalas, como son el queratocono, la degeneración marginal pelúcida y algunas otras ectasias, nos permite ampliar el rango y las indicaciones de la cirugía refractiva corneal con láser. De hecho, ya hemos realizado múltiples intervenciones con esta tecnología, obteniendo unos resultados muy satisfactorios.

La presbicia o vista cansada también puede ser operada con láser. En Eurocanarias llevamos años operando con Presbylasik, lo que nos permite tratar a pacientes de más de 40 años de sus miopías, hipermetropías o astigmatismos hasta una dioptría y media. Además, al incorporar el Presbylasik XTRA en los tratamientos de femtolasik, también nos brinda la posibilidad de incorporar a la cirugía de la presbicia, córneas finas o córneas que están en los límites, y que tal vez hace un año se hubiese desaconsejado una cirugía. Por ello, en este momento se puede recuperar para el procedimiento a muchos pacientes que hasta hace poco tiempo eran inoperables.

Por último, no querría olvidarme de la última tecnología láser de femtosegundo para cirugía refractiva corneal LenSX, con la que recientemente empezamos a trabajar en la clínica. Se trata de una innovación tecnológica que mejora tanto la seguridad como el tiempo de la intervención quirúrgica y que  es fundamental para el ojo y estrés del paciente, pues disminuye los riesgos del paciente en un proceso tan delicado como es la primera parte de una cirugía refractiva corneal. 

La aplicación de estos últimos avances tecnológicos en este tipo de cirugía supone, sin duda alguna, una garantía de éxito asegurada, tanto para la seguridad y comodidad del paciente, como para la consecución de los resultados esperados.