jueves, 27 de febrero de 2014

Gafas de sol, también para la nieve



Canarias no es una Comunidad óptima para realizar deportes de nieve por razones obvias, pero es cierto que muchas personas aprovechan estas fechas invernales para desplazarse a otras zonas de la península donde si es posible. Por ello quiero aprovechar para recordar la importancia de proteger nuestros ojos en la nieve, ya que refleja hasta el 80% de la luz solar. Mucho más que la arena o el agua en la playa. A esto hay que sumar la altitud, que es un factor determinante para medir las radiaciones que llegan a los ojos. Por cada 1000 metros, la proporción de rayos ultravioletas crece un 10%. Por ello es importante contar con unas gafas protectoras homologadas.


La exposición continuada a los rayos ultravioletas sin protección puede acabar provocando queratitis. Esta patología hace referencia a la inflamación de la córnea. Los síntomas no aparecen inmediatamente tras la exposición a la luz, sino a las 6 ó 12 horas después. La queratitis se presenta con dolor, ojo rojo, lagrimeo y dificultad para abrir los ojos por intolerancia a la luz. De padecer estos síntomas hay que acudir lo antes posible a un oftalmólogo de urgencias para iniciar el tratamiento adecuado.

Con el tratamiento adecuado, esta enfermedad remite totalmente en pocos días.