martes, 7 de enero de 2014

Que la tecnología no nuble tu vista




Esta semana hemos celebrado el Día de Reyes y a buen seguro muchos de los regalos han sido dispositivos digitales y videojuegos. Para usar estos elementos que nos aporta la tecnología debemos esforzar nuestra vista y concentrarnos durante mucho tiempo en una pantalla. Esto puede ocasionar ciertas consecuencias en nuestra salud visual, tal y como vemos en muchas ocasiones en los pacientes que acuden a Eurocanarias Oftalmológica. Por ello quiero darles una serie de recomendaciones: 


1. Descansar de manera periódica, un mínimo de 5 minutos por cada hora de actividad que precise un esfuerzo visual.

2. Los problemas oculares se deben al mantenimiento de la misma distancia cuando realizamos una misma actividad. Para descansar la vista, hay que alternar las distancias de visión, de cerca (pantalla) a lejos (mirar por la ventana) y viceversa.

3. La concentración provoca una disminución en el parpadeo, de 20 veces por minuto en condiciones normales a solo 5. Hay que recordar su importancia y hacerlo de forma consciente cada hora (realizar 10 parpadeos completos alternados con parpadeos rápidos durante unos segundos, y después hacer un descanso de unos instantes con los ojos cerrados). Si todavía hay sensación de ojos secos, se puede recurrir a un colirio.

4. Suavizar el brillo y el contraste de la pantalla mejora la visualización del texto. Ayuda mucho disminuir la luz ambiental.

5. Es mejor trabajar con luz natural, a pesar de que su exceso es también dañino. Evitar colocar la pantalla de frente o de espaldas a una ventana u otra fuente de luz directa. La mejor opción es la iluminación lateral para sortear los reflejos.

6. La frecuencia de actualización de la pantalla (en propiedades de la pantalla/opciones avanzadas) debería estar entre 70 Hz- 75 Hz.

7. Colocarse a una distancia de unos 60 cm de la pantalla del monitor y un poco por debajo del nivel de los ojos. En este punto merecen mención aparte los niños, ya que por su estatura, más baja, les puede quedar demasiado elevada. La distancia que se debe mantener con el libro electrónico oscila entre 35 y 40 cm de los ojos.

8. Ajustar el tamaño de la letra para que sea más cómoda.

9. Si se está cansado, es mejor no usar medios electrónicos.

10. Acudir al oftalmólogo para revisar la salud visual cada año.