jueves, 21 de marzo de 2013

La retinopatía diabética, otra enfermedad silenciosa




La retinopatía diabética es otra de esas enfermedades que catalogamos como "silenciosas", ya que cursan en sus inicios sin síntomas ni pérdida de visión. Se trata del deterioro de los vasos sanguíneos que nutren a la retina por culpa de la diabetes. Este daño en el tejido vascular provoca que la visión poco a poco se torne borrosa hasta que se deriva en una ceguera total. Por ello, su diagnóstico precoz es vital para ponerle freno. Para diagnosticarla, en Eurocanarias hacemos uso de la retinografía y de exámenes de agudeza visual y del fondo de ojo mediante dilatación de la pupila.

A pesar de lo que puedan creer, lo cierto es que los avances en Oftalmología nos han permitido detener la enfermedad aunque ésta se encuentre en un estado muy avanzado. Un correcto tratamiento a base de herramientas vasodilatadoras pueden lograr que el enfermo no siga perdiendo vista. Eso sí, cuanto antes reciba el tratamiento, mejor. Por este motivo, los especialistas recomendamos a las personas con diabetes que incluyan las visitas regulares a los oftalmólogos como parte de su terapia. 

En Canarias el índice de diabéticos es considerable, por lo que esta recomendación se hace más importante. El pasado año, en tan solo 8 meses de campaña preventiva, la Consejería de Sanidad detectó a 1.400 nuevos enfermos con retinopatía diabética.

¿Alguna vez te has sometido a un examen para detectar esta enfermedad? 

Pide cita llamando a nuestra clínica y revisa tu salud ocular: 928 49 10 90