martes, 18 de septiembre de 2012

Campaña para cuidar los ojos en verano











  
  • La concejalía de Salud pública y el centro médico ponen a disposición de los usuarios información útil para practicar la natación o tomar el sol sin riesgo alguno para la vista.
  • La campaña pretende concienciar a la ciudanía sobre la importancia de proteger nuestros ojos de las agresiones de la radiación y del agua salada o tratada químicamente
  • Las recomendaciones comprenden desde propiciar el uso de gafas de sol hasta cómo actuar en caso de que suframos la picadura de una medusa.



El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través de la Concejalía de Salud Pública, y Eurocanarias han puesto en marcha una campaña de prevención de las lesiones oculares en verano. En esta época del año los ojos se ven sometidos a numerosas agresiones externas, como pueden ser las radiaciones solares y la acción del agua salada o de las piscinas. Por ello, con la iniciativa “en el mar, ojo con los ojos”, estas instituciones pretenden advertir a los bañistas de los riesgos inherentes a esta época del año y cómo solventarlos.

Para ello, no sólo entregarán material informativo a pie de playa, sino que también instalarán una carpa en el que un oftalmólogo, un óptico y un auxiliar realizarán revisiones y resolverán cualquier duda a la población.

El codirector médico de Eurocanarias, Vicente Rodríguez, indica que “en un ambiente acuático, ya sea en el mar o en la piscina, aumenta el riesgo de sufrir problemas oculares. El uso de medidas de protección (gafas para bucear o nadar) y una correcta higiene antes, durante y después del baño ayudarán a mantener la salud de tus ojos”.

Por ello, el doctor considera necesario que se extremen las medidas de seguridad para prevenir posibles problemas. De hecho, se debe tener en cuenta el uso de gafas para el agua. “Sobre todo en deportes acuáticos para evitar posibles irritaciones causadas por el contacto directo del agua con tus ojos y la radiación solar”.

Crema solar para los párpados

El sol también es un agente que puede ocasionar diversos perjuicios a la vista. Por eso, Rodríguez recomienda “tomar el sol con los ojos cerrados y aplicando en los párpados cremas protectoras suaves, ya que estarán expuestos solamente durante el tiempo en que tomemos el sol. Además, hay que tener en cuenta que el sol y el viento evaporan las lágrimas que producen naturalmente nuestros ojos y que precisamente se encargan de protegerlos, provocando una deshidratación del globo ocular. Para evitarlo es importante utilizar lágrimas artificiales de venta en cualquier farmacia”.

Cuando nos encontremos fuera del agua también es importante protegernos los ojos de la radiación solar, para ello, “es recomendable utilizar gafas de sol, incluso para niños a partir de 5 o 6 años”. Las gafas deben estar perfectamente tratadas para evitar la sobreexposición a los rayos ultravioletas.

Respecto a las infecciones, es cierto que el agua de mar puede propiciar la aparición de afecciones bacteriológicas, por ello, ante cualquier síntoma de escozor o picor prolongado “se debe acudir inmediatamente a un oftalmólogo y evitar frotarnos, dado que puede agravar la dolencia y provocar efectos no deseados como un aumento de la inflamación”.

Algo parecido debemos hacer ante la picadura de una medusa, “debemos usar abundante suero fisiológico para limpiar la zona afectada y posteriormente aplicarnos el producto que nos recetará un médico especializado”.

Sin lentillas para evitar infecciones

La concejal de Salud Pública del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria,  Adelina González Muñoz, recordó a los usuarios de las playas que esta campaña impulsada por el Consistorio pretende que “los ciudadanos puedan disfrutar de un día de playa sin lamentar problemas oculares, algo que puede evitarse siguiendo unas breves instrucciones”. La representante del área de Salud enumeró algunos consejos para los bañistas, como el deber de “quitarnos las lentillas antes de entrar al agua, algo que en ocasiones se nos olvida. Una lente de contacto funciona como una esponja, recoge todas las sustancias que hay en el agua y luego éstas permanecen en el ojo y pueden producir infecciones”.

Además, González hizo hincapié en las recomendaciones para los deportistas que practiquen modalidades acuáticas. “En los deportes de vela, que tanto se practican en nuestras islas, el cambio brusco en la dirección del viento puede provocar también accidentes oculares con el velamen, ocasionando traumatismos indeseados, de modo que es muy importante seguir en todo momento las instrucciones de seguridad náutica”.
      

El doctor Vicente Rodríguez y la responsable de Salud Pública, Adelina González, coincidieron en recomendar que “ante cualquier síntoma o molestia que notemos en nuestros ojos, debemos visitar a un oftalmólogo, dado que de esta forma podremos evitar que una infección ocasione daños irreparables o de difícil tratamiento. No podemos permitir que una patología ocular nos fastidie las vacaciones, y más teniendo en cuenta que son evitables tan solo siguiendo algunos consejos”.